Galería Dorada - Salón del Cielo y la Tierra

En la tercera sala, Gaspar de la Huerta ideó una gran composición dividida en varios registros para significar la Apoteosis de san Francisco de Borja – exaltación del linaje del santo. En este tramo, la decoración del techo conmemora la canonización de Francisco de Borja,  producida en 1571 por el papa Clemente X. Es una típica pintura barroca sobre en lienzo y realizada por Gaspar de la Huerta a principios del siglo XVIII. Encontramos el lienzo dividido en dos planos: En la parte inferior, el plano terrenal, y en la superior el celestial. En el plano terrenal, una figura de blanco que lleva la tiara papal y las llaves, es la iglesia, acompañada por otros ministros eclesiásticos. Sobre las nubes, y sirviendo como programa propagandístico de la familia Borja, abren el plano celestial las tres virtudes teologales. De izquierda a derecha, la Fe, con el cáliz y portando el rostro de Calixto III; la Caridad, coronada de llamas, porta el medallón con Alejandro VI y la Esperanza, con su ancla, acompaña el toro rojo, símbolo borgiano. Sobre las tres mujeres, un grupo de santos, entre los que se encuentra Santa Teresa de Jesús y el beato Andrés Hibernón, que miran a Francisco de Borja, frente a ellos, con el habito de Jesuita en el momento de su tránsito al cielo. San Miguel le tiende la mano a Francisco, cediéndole su titularidad como patrón de la ciudad. Presidiendo la escena, la Inmaculada, la Gloria y la Trinidad, tipos icnográficos fijos en el barroco.

De entre todas las salas, es la de mayor recursos plásticos, y la más original por su complejidad compositiva en la que, de nuevo, se pretende emular los grandes techos de los palacios romanos realizados por artistas de la talla de Pietro da Cortona, Ciro Ferri o Carlo Maratta, recordando en gran medida los grandes frescos realizados por Antonio Palomino en la Valencia de finales del siglo XVII, como las malogradas pinturas de las bóvedas y el presbiterio de la iglesia de los Santos Juanes o la cúpula de la capilla de la Virgen de los Desamparados.